lunes, 21 de enero de 2008

Estrategias para la comprensión lectora

A la hora de enfrentar a un alumno con un texto, lo primero y fundamental es que el texto esté bien seleccionado. En muchas ocasiones (ejemplo mas claro, pruebas de diagnóstico de este año) pretendemos que los alumnos comprendan textos que ni por edad ni por intereses pueden ser comprendidos por ellos. Por tanto, es el primer paso. Dedicar un tiempo a seleccionar un texto interesante y motivador.

En un segundo paso, hay que enseñar a los alumnos que no todos los textos se leen de la misma manera pero que hay que enfrentarse a todos con respeto: diccionarios, periódicos, transcripciones, poemas... pero que no todos tienen que leerse de la misma forma.

En un tercer paso, un ejercicio que he realizado con vistas a que los alumnos aprendan a buscar datos mas o menos "escondidos" es repartir una página de una guía de teléfonos y preparar una bateria de preguntas sobre ella. Esto les ayuda a centrar la vista.

Hay que insistir en la relectura del texto. Antes de hacer cualquier ejercicio, cualquier busqueda o anotación, el alumno tiene que tener claro que si tiene que leer 50 veces el texto debe hacerlo.

6 comentarios:

Cristina dijo...

Estoy contigo...aqui se lee el texto las veces que haga falta, sin miedo a represalias. Y para eso hay que dar confianza, por eso tú, querido pater, te ganas a pulso la de tus pupilos.

Lo de la selección de textos también es esencial. No es lo mismo leer en 1ºESo las afamadas Historias de Fantasmas con sus alucinantes ilustraciones que una leyenda de Bécquer por muy buena que sea...porque se trata de acoplarte al perfil del alumno, no al tuyo. Para enseñar las leyendas, usa las urbanas, que te cuenten ellos las de su barrio y pasémoslas luego al papel. Para leer facturas, traete a clase la del movil de tu hermana la quinceañera...

Miguel Calvillo dijo...

Exacto. Algunas veces incluso textos dirigidos a ellos no respetan su nivel lector (v.g. ciertos libros de texto).
Uno lo dijo claro: ¿tú darías jamón ibérico a un bebé por muy bueno que esté? Pues la lectura, igual.
Y lo de la relectura es que es básico. Pero, ojo, que es cierto que no saben hacerla. Por eso, ninguna estrategia es obvia aunque nos lo parezca.

olga dijo...

Me he encontrado alumnos que después de leer o releer una lectura en clase conmigo de un texto que ya conocían, me han comentado sorprendidos que su primera lectura no se parece en nada a la "relectura" , que "ahora sí me he enterado maestra!!"

Cristina dijo...

Por eso, el jamón, que nos lo regalen a los profes a fin de curso ¿no? sería lo justo, vamos, digo yo...

Competencias Linguisticas dijo...

Totalmente contigo, Jorge, y otra cosita que no se tiene en cuenta, ¿porqué no hay libros que resulten motivadores para niños o adultos de más edad, pero con texto adecuado para neolectores?

Los niños más mayores, no quieren leer cuentos de bebes.

Cristina dijo...

jorge, estás muy perdido. Mi alumno, sí, es de Belmez. Un besoooooooo